Mónica Cortés (52) pasó más de 4 meses en prisión, en la cárcel de La Serena, luego que se le imputara el delito de homicidio por omisión, al no prestar los cuidados a una adulta mayor lo que conllevó su muerte.

Tras el juicio oral, se demostró su inocencia, y la Defensoría asegura que el Ministerio Público no presentó las pruebas “de la manera adecuada”, por lo que asesorarán a la mujer para que interponga acciones legales contra el Estado de Chile, que podrían terminar con una millonaria indemnización. “Tuve que aprender a ser perra, la más perra”, dice Mónica Cortés (52) quien de un día para otro pasó de ser una cuidadora de adultos mayores a ser acusada de asesinato.

La mujer, oriunda de Andacollo, se dedicaba a esta labor desde hace años. Algunas veces recibiendo ayuda del municipio u otra organización, y en otras oportunidades sólo por la vocación de servir, sin ningún tipo de retribución.

Nunca tuvo ningún tipo de problema con nadie, al contrario, la comunidad valoraba su trabajo. Pero todo cambiaría el día en que las circunstancias de la vida, en el año 2015, le pusieron en el camino a la hoy fallecida, Wilma Álvarez Guerra (86 años).

Una tarea complicada “Me dijeron que no me metiera en ese caso, que no la cuidara, por todas las enfermedades que tenía, me lo dijeron”, comenta Mónica, recordando los momentos en que tuvo que decidir si hacerse cargo de la adulta mayor, con problemas pulmonares, alzhéimer, demencia senil y mal de Diógenes, entre otras patologías.

Sabía que sería una tarea compleja. No era cualquier abuelito, y además, estaba apadrinada por Carabineros de Chile, ya que sus familiares más cercanos pertenecían a esta institución.  Dijo que sí. No podía permitir que la señora se quedara en la calle, y le abrió las puertas de su casa. Al principio, recibió la pensión de la señora Wilma, con la que podía costear en parte sus cuidados, pero de un minuto a otro, dejaron de pagarle ese dinero, por lo que tuvo que asumir todos los gastos. “Nadie me ayudó.

Yo apechugué solita e hice lo mejor que pude. Lamentablemente la señora estaba muy enferma y contra eso no pude hacer nada”, precisa Mónica.

Fuente: Diario el Día

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here